miércoles, 2 de mayo de 2018

Suman veintinueve

Doce palabras para decir que...
No
  llego
         a
         tiempo
                  para
                        estar
                               a
                                la
                                  altura
                                          de
                                             tus
                                                 pensamientos.

Nueve palabras para decir que...
                                                   Me
                                                   duele
                                                    la
                                                    injusticia
                                                    que
                                                    alimenta
                                                    a
                                                    este
                                                    mundo.


Seis palabras para aclarar que...
                                                  Cuesta más hacer el mal que el bien.


Dos palabras para dejar un final abierto:
                                                                    tu
                                                                      decides.

lunes, 16 de abril de 2018

La soledad era esto


  • Nº de páginas: 192 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editorial: DESTINO
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788423342099
La soledad era esto del escritor Juan José Millás, es la historia de Elena una mujer que sobrepasa la cuarentena y que se enfrenta a la muerte de su madre en un momento en el que su vida se haya inmersa en una deriva a la que ha llegado quizás por caer en la inapetencia del mero hecho de vivir. 

Elena Rincón, la protagonista, muestra un desapego extraño hacia sus familiares más directos incluyendo a su marido, hija, hermanos y por supuesto a su propia madre. La historia parte desde ese elemento de tensión que toda persona puede sufrir ante un hecho tan traumático e iniciático como es la muerte de la madre. Pero Elena vivirá esta incidencia fiel a la encrucijada vital que soporta casi sin inmutarse. Si bien, está pasividad unida a nuevos elementos narrativos hacen que Elena, poco a poco, inicie una metamorfosis para comenzar a ser una nueva mujer ya en el final de la novela. 

Adicta al consumo de hachís, mantiene un matrimonio muerto, una no relación con su hija y un inexplicable abandono de su faceta profesional. 

Pasado el funeral de la madre, una vez reunidos los tres hermanos para decidir qué hacer con la casa y los objetos personales de la fallecida, Elena encontrará unos diarios escritos por su madre. A partir de ahí comienza un relato de unión entre ambas cuyos nexos son el miedo hacia las enfermedades y el descubrimiento del otro yo de la madre, de ese lado oculto que todos tenemos y que no nos atrevemos a mostrar. Las lecturas de los diarios harán que Elena se enfrente cara a cara a su densa soledad.

jueves, 12 de abril de 2018

Historias ínfimas

I.- Vuelves de un silencio de siglos y mis ojos te interrogan anhelando que liberes las palabras encerradas.

II.- No llueve, llora sin consuelo la idea de no tenerte.


III.- Y ahora qué adversidad vas a sacar de tu bolsillo para no decir que sí.






martes, 10 de abril de 2018

Ensayo sobre la ceguera


  • Nº de páginas: 424 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editorial: ALFAGUARA
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 97884204426
RESEÑA: Un hombre se queda ciego de manera inexplicable, de repente. Es el primer caso de una serie inicial que irá progresivamente afectando desde al médico especialista que atiende al primer ciego que llega sin vista a su consulta a, alcanzar toda la sociedad. La ceguera blanca, denominada así por lo que "ven los ciegos" se convierte en una especie de epidemia que derivará en el caos. 

Esta ficción filosófica magistralmente construida por el Premio Nóbel José Saramago, evidencia el aspecto más individualista, egoísta y miserable de la humanidad, demostrando que en condiciones extremas la solidaridad y la bonhomía huyen sin más. Como contrapunto Saramago crea un personaje fundamental en la historia.

Pilar y eje motivacional, la mujer del médico, protagonista estructural y única persona que, ajena a la ceguera y cuyos ojos son y serán los únicos que ven a lo largo de todo el trayecto de supervivencia, encarna la esperanza de que otra humanidad es posible. Es ella la gran linterna que ilumina a los ciegos hasta el final. Ensayo sobre la ceguera se publica en 1995 pero su temática es de rabiosa actualidad y, a mi modo de ver, puede ser leída en cualquier momento o fase de la vida del lector/a y con toda seguridad encontrará analogías con la sociedad en la que le esté tocando vivir. En sus páginas están los males terribles que parecen inherentes al ser y a los que no se les logra o busca solución como la violencia, la avaricia, el abuso y la maldad en todas sus facetas.

martes, 3 de abril de 2018

La espera

Pasaba ya un mes y su taciturno estar no lo abandonaba. Iban muriendo las horas y sólo emitía un seco y corto lamento a cada instante, trasteaba de acá para allá como buscando algo por la casa o por las calles cercanas de la ciudad donde nació y al caer la tarde esperaba en el sillón de la terraza que la oscuridad total dominara el espacio. 

-Ya se fue el día, declamaba. 

Cabeza gacha y recitando unas frases que sólo él entendía, volvía al interior de la casa. 

Mecánicamente se descalzaba sentado en la cama y cuando reposaba la cabeza en la raída y mugrienta almohada, exclamaba mirando al techo: -otro día no llegaste perra muerte, mañana te espero.   

Convencido de que su cita no se cumpliría mientras su cuerpo estuviese en el catre, Oliverio dormía a pierna suelta y sin preocupaciones, pero cuando los primeros rayos de luz del alba se hacían notar en la piel del viejo supersticioso, los demonios se apoderaban de él sin que fuera capaz de dominarlos hasta bien entrada la noche. 

Habían pasado sesenta años desde que una arrugada gitana se cruzó con él para decirle al oído que la parca se lo llevaría a plena luz del día. Desde aquel aciago encuentro, Oliveiro no hizo más que buscar y esperar a la dama negra sin que ella quisiera, de momento, presentarse.

Imaginario

Imaginario
El tiempo y las palabras ayudan a entendernos