martes, 18 de marzo de 2014

inJusticia Universal

La suciedad avanzaba sin remedio. Los días estaban teñidos de decadencia. A la espera le faltaba ilusión. Cansancio y un estar desesperado era el signo de los tiempos. Los ricos crecían en su opulencia repartiendo miserias entre los cada vez más pobres. La mirada del pequeño Andrés hizo llorar a su padre. La dignidad se la comió el miedo y el miedo era el alimento que día a día los nutría en ese desierto de humanidad vencida.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Así comenzábamos

Un dragón tras mi ventana

Una vez intenté luchar contra un dragón, este inmenso animal me dio un zarpazo con su cola y quedé herida. En meses me cobijé en el silen...