miércoles, 9 de noviembre de 2016

Laberinto

Sorteo las escuadras de la niebla
y sus millones de aduanas
donde exigen un salva conducto ficticio
por sólo alcanzar la baranda de tus manos.

La atmósfera se me hace intransigente,
vehementemente
cubre el espacio con teselas
que dibujan el mosaico difícil de tus ojos.

Como Diógenes pongo luz
a esa noche eterna empachada de niebla
con el simple afán de hallar la salida
en las aguas limpias de tu mirada.

12/2/2002

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Así comenzábamos

Un dragón tras mi ventana

Una vez intenté luchar contra un dragón, este inmenso animal me dio un zarpazo con su cola y quedé herida. En meses me cobijé en el silen...