lunes, 14 de noviembre de 2016

Últimas cartas

Espero que puedas perdonarme… y en esa estela de puntos suspensivos quedaban aisladas las razones por las que solicitar clemencia e indulto. Las maletas alineadas en la puerta y todo dispuesto para poner distancia como solución a la dolorosa traición asestada en el corazón y en la cuenta corriente de Helena. Tras jurar y perjurar que abandonaría las salidas nocturnas y las altas apuestas en clandestinas mesas de póker, Ginés jugó sus últimas cartas y limpió la cuenta bancaria que ella, afanosamente y año tras año, había engordado. Antes de que Helena descubriera tal atropello él estaría tomando daiquiris en un exótico casino asiático.
Microrrelato participante en X Edición de Relatos en Cadena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Así comenzábamos

Un dragón tras mi ventana

Una vez intenté luchar contra un dragón, este inmenso animal me dio un zarpazo con su cola y quedé herida. En meses me cobijé en el silen...