lunes, 23 de enero de 2017

Vampiro real


Microrrelato sobre vampiro.
No quiero volver a verte nunca más después de esta experiencia. Me invitas a una cita inolvidable y me llevas a casa de tu madre; una anciana encantadora que teje crochet sin despegar la vista del televisor. Me ofreces cacao caliente. Odio esa bebida. Tras la cena, acostamos a tu dulce mamá, apagas luces y dejas encendida una lamparilla auxiliar. Cuando pienso que la cosa puede entonarse, buscas una peli de zombies, te sientas a mi lado y después de ver gente devorándose te acercas para besar mi cuello. Suerte que anteví tus incisivos colmillos. Ingenua de mí, creía sólo en los vampiros energéticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Así comenzábamos

Un dragón tras mi ventana

Una vez intenté luchar contra un dragón, este inmenso animal me dio un zarpazo con su cola y quedé herida. En meses me cobijé en el silen...