miércoles, 19 de abril de 2017

Opción vida

Cuando se entra por esa puerta la vida se detiene. Comienza un tiempo de horas espesas y diálogo con la incertidumbre. Las habitaciones huelen a calles cercanas a la muerte y la esperanza se torna diva escurridiza y por una causa u otra andamos a su caza para que no se nos escape. Ella es nuestro reclamo; nuestra hermosa zanahoria a la que seguir. Los pasillos se llenan y vacían de murmullos, suspiros, sollozos y de pasos que suenan a final o a bello principio. A veces las lágrimas se derrumban tuberías abajo y hay informes que gritan la palabra desahucio sin pudor y con toda la agresividad des sus nueve letras. La libertad circula distraída fuera del recinto e iniciamos una severa lucha por recuperarla. Sobrevivir, adelantar al frío espejo de la debilidad o firmar un pacto con el abandono.
De entre todos los escenarios posibles elegir la vida es la opción. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Así comenzábamos

Un dragón tras mi ventana

Una vez intenté luchar contra un dragón, este inmenso animal me dio un zarpazo con su cola y quedé herida. En meses me cobijé en el silen...