jueves, 28 de abril de 2016

Inmovilismo


Era optimista por naturaleza pero en los últimos días un ánimo frío, casi glacial, lo tenía pegado a la desidia. Como una pegajosa telaraña, el inmovilismo trabajaba como un amortiguador de las horas. En tanto, el reloj hacía su función acostumbradamente, sin sobresaltos. La cotidiana manera de vivir no permitía entrada alguna a partículas de sorpresa. ¿En eso consistía vivir? Cuestión sin resolver, no había respuesta. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Así comenzábamos

Un dragón tras mi ventana

Una vez intenté luchar contra un dragón, este inmenso animal me dio un zarpazo con su cola y quedé herida. En meses me cobijé en el silen...