viernes, 21 de octubre de 2016

14Febrero02

Fin de trayecto:
Las manos sucias
la sien cansada y el día que expira.

En el aire, conclusiones sin título transitan las escaleras.
Una vaga voz, similar a tu voz,
me pide ayuda.
Solicita un despido en regla para la tristeza
y un papel protagonista en la aventura.


En la noche:
Sirenas y neones compiten con el imponente skyline de la ciudad.
Dormidos los recursos,
la imaginación me obliga a pensarte.
Tu corazón mendiga pernoctar en la calma de los silencios.

La seda suave de tu cuerpo,
autopista infinita de mis días, me llama en sueños
y yo, acelero el ritmo.

Luego:
Me equivoco adredes en los restos
de un itinerario
que de memoria, noche a noche repito,
recorro,
ilumino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Así comenzábamos

Un dragón tras mi ventana

Una vez intenté luchar contra un dragón, este inmenso animal me dio un zarpazo con su cola y quedé herida. En meses me cobijé en el silen...