martes, 18 de octubre de 2016

Esa palabra irreversible

Cuando se prendieron las cortinas de la cocina, tomaba un avión con destino a París. Mi participación como conferenciante en el Congreso sobre Seguridad en el Hogar tendría que celebrarse a las 17:00 PM. Ya en el taxi, miré los últimos mensajes y asombrado me topé con decenas de llamadas perdidas. Consulté el buzón de voz y en la última de ellas, mi vecina Claudia decía: Todo controlado, los bomberos llegaron a tiempo. Entonces quise rebobinar qué había hecho horas antes y me fue imposible. Olvidé porqué viajaba en taxi hacia Place Vendôme. Días después mi hija me apretó con fuerzas la mano cuando el doctor pronunció la irreversible palabra Alzheimer.

Microcuento participante en la X Edición de Relatos en Cadena de la Cadena Ser.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Así comenzábamos

Un dragón tras mi ventana

Una vez intenté luchar contra un dragón, este inmenso animal me dio un zarpazo con su cola y quedé herida. En meses me cobijé en el silen...