jueves, 23 de febrero de 2017

Vino

Bodegón con toneles de madera.
¿Recuerdas el rumor del vino cayendo en la Copa?
Plácido dormita mecido por el abrazo curvo de su cuna.
La noble madera abriga su cuerpo y el tiempo
repite su mecanismo de quietud y sosiego
para que, una vez crecido nos alegre el alma,
aligere pesares o nos lleve al llanto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Así comenzábamos

Un dragón tras mi ventana

Una vez intenté luchar contra un dragón, este inmenso animal me dio un zarpazo con su cola y quedé herida. En meses me cobijé en el silen...