domingo, 3 de noviembre de 2013

Incertidumbre


Esa sensación de qué el tiempo se escapa, que la oportunidad es como un minúsculo grano de arena entre la infinitez de una playa y pensar que los itinerarios se multiplican y la elección se complica. Los días y sus horas te acompañan como un vals recurrente y frente al espejo, el rostro tenso del miedo. Las noches cargadas de insomnio, de miradas cómplices a la luna y de cigarrillos a medio fumar. Una vuelta por la casa, ojeada al silencio de los que duermen y mientras, a esperar la claridad del alba tomando un café frente a tu incertidumbre. Mañana habrá más. Otro día, uno más a tachar en el calendario, uno más para arañar la suerte que no llega. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Así comenzábamos

Un dragón tras mi ventana

Una vez intenté luchar contra un dragón, este inmenso animal me dio un zarpazo con su cola y quedé herida. En meses me cobijé en el silen...