miércoles, 27 de noviembre de 2013

Las reglas del juegos

Si mi infancia hubiera sido otra... yo no sería la misma. La libertad de correr y trepar cerros, descubrir caminos casi prohibidos en senderos donde sólo había arboles que tapaban la visión segura del hogar. Inventando juegos imposibles, sin final, sin reglas escritas. Mi prima casi hermana, mi hermano, todo para mi. Lealtad y coraje a la vez. La distancia difumina los detalles pero el sentimiento del recuerdo vivido permanece. Y hoy que mi hijo juega entre sus cuatro paredes de ficción, no veo la manera de transmitirle que la niñez es la vida en estado puro, la emoción del caracol con cada nuevo sol. Quiero que se marque a fuego en su impronta la gran aventura de ser niño y que su mirada atrás le evoque simplemente un golpe de aire fresco... una brizna de felicidad acaso atrapada por sus pequeños y perfectos dedos.
Para ti Miguel.
Un microrrelato de Maica González Serrano. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Así comenzábamos

Un dragón tras mi ventana

Una vez intenté luchar contra un dragón, este inmenso animal me dio un zarpazo con su cola y quedé herida. En meses me cobijé en el silen...