viernes, 25 de octubre de 2013

Luz en la sombra

Hay momentos en los que te ansío y momentos en los que te siento tan cerca que aún estando inmersa en un mar de multitudes me envuelves haciéndose la nada, el mutismo, un vacío casi inocuo, miro a mi alrededor y sólo estás tú mirándome fijamente a los ojos, es entonces cuando grito en silencio, huyo intentando inútilmente zafarme de ti sin ni tan siquiera dar un paso, mi mente agita en vano todos mis sentidos y cuando, rendida, estoy a punto de caer en tus gélidos brazos el calor de mi gente hace que te diga adiós, hoy también he conseguido vencerte. Lástima de quienes sin anhelarte no logran que te desvanezcas, soledad.

Un microrrelato de Sol Acosta Puertas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Así comenzábamos

Un dragón tras mi ventana

Una vez intenté luchar contra un dragón, este inmenso animal me dio un zarpazo con su cola y quedé herida. En meses me cobijé en el silen...